Bajo la misma lluvia.

Llegará el verano. Una vez más, estarás disfrutando de tu tiempo libre como haces cada 12 meses.

Ocuparás tu mente y cuerpo en tonterías, comerás mil y un chucherías y dirás un centenar de fruslerías.

Respetarás religiosamente tus ratos de ocio, sin nada que hacer más que mirar al cielo y pensar en que los cangrejos no son inmortales, pero la gente los hace con sus comentarios.

Escucharás hasta el cansancio toda esa música que no habías escuchado cuando tenías algo que hacer. Realizarás tareas domésticas que normalmente esquivas pues estarás harto de no hacer nada y cualquier ocupación te parecerá interesante.

Entre tus mayores pérdidas de tiempo, conocerás a alguien. Una persona que llamará tu atención inmediatamente.

Creerás que no es tiempo perdido y cada vez invertirás más y más minutos conversando con esa persona.

Tecnologías de la comunicación te acercan cada vez más y más al resto del mundo… aprovecharás esa ventaja y estarás todo el tiempo virtualmente a su lado. Sin conoceros, compartireis mil y un momentos a través de la computadora, coincidirán en muchos gustos y sonreirán por las mismas tonterias.

Entonces, guiados por un cariño inexplicable, llegará el momento en que no podais más y os conocereis.

Mutuamente sentireis afecto y querrán estar juntos más tiempo…

Comenzarán “algo” hermoso.

Mientras dure el verano, todo será felicidad y vuestros sentimientos creceran ávidamente. La velocidad con que su relación evoluciona será vertiginosa. Creerán en la felicidad, creerán en el amor, creerán que todo es posible.

Caminareis bajo la lluvia, enamorados… tomados de la mano y mirando fijamente a los ojos del otro… esperando el momento oportuno para darse un beso que selle en silencio todo.

Pero ese beso no llegará, no en ese instante. Os aguardará para después, cuando las hojas escurran el rocío dentro de un bosque.

Terminará el verano, y su agradable calor. Vuestra vida seguirá, ahora con alguien más a su lado…

Pero no funcionará y ambos seguireis un camino distinto, una ruta nueva y quedará el verano solo en su mente.

Pasará un año hasta que el verano regrese, hasta que nuevamente el tiempo quiera jugarte una mala pasada… entonces conocerás a otra persona bajo circunstancias similares, volverás a creer en el amor, en la belleza del romanticismo y en la vida misma. Nada será igual.

Y ahí estás, dejándote envolver en las redes de la misma historia. Siguiendo los pasos de tí mismo un año atrás.

Afortunadamente, notarás la relación entre tú y tú. Acortarás distancias probando lo que sabes que funciona y dejando de lado lo que no es factible. Pero dejarás el juego, pues conoces el final.

No tienes miedo a encontrar la felicidad… pero sabes que nuevamente se esfumará acabando el verano.

Lloverá fuertemente y recordarás el año anterior, la compañía de esa persona y todo lo vivido. ¿Acaso fue hace un año? Te preguntarás al mirar el calendario. Sí, exactamente un año ha pasado.

¿Quieres recordar este verano idéntico al anterior?

No… te limitarás a poner una barrera entre lo que sucede, para no acabar como antes. Te limitarás a mirar la lluvia en soledad, sin melancolía, tan solo recuerdos agradables.

Mirarás caer la lluvia, verás formarse mil y un rostros de tu vida, importantes e irrelevantes a la vez. Cosas que ya pasaron y cosas que crees que pasarán.

Todo es tan incierto que desearás que solo hubiera agua en la lluvia y no imaginación.

Pero así es la vida misma, y así te la complicas.

Disfruta entonces, la misma historia, en la misma temporada, bajo la misma lluvia de verano.

~ Alfred ~

Anuncios

15 pensamientos en “Bajo la misma lluvia.

  1. yumita dice:

    Es increible lo que la lluvia puede provocar como el traerte recuerdos o imaginar un bonita historia ya sea con un final triste o un final feliz cada quien decide como quiere terminar su propia historia. Y si es increible lo que uno puede vivir en un verano y solo quedar en eso un verano mas el cual solo tu sabes si lo quieres recordar o no.

    • Alfred dice:

      Déjate de lluvia, lo que hay detrás de todo.
      La lluvia solamente es un pretexto.

      Gracias por leer.

    • yumita dice:

      Si lo se yq que los recuerdos te pueden venir de las cosas mas simples hasta los olores te pueden traer recuerdos ja por cierto eso me recuerda que ya es tarde y no eh comido ¬¬ puff … pero volviendo a lo otro sería interesante descubrir todo lo que esos recuerdos como tu dices “todo lo que hay detras”.. jaja.

      Saludos 😀

  2. Shinku Ayanami dice:

    Acabo de leer tu escrito justamente por ocio, pero me pareció interesante, aunque sinceramente no creí que escribieras de esa manera, bueno me refiero a que pareciera que es una anécdota,
    de esas cosas que te suenan de telenovela pero por alguna razón te han sucedido en carne propia,

    En fin muchas gracias por compartirme un poco de tu esencia, sayonara diviértete.

  3. Xarady dice:

    Sip parece como una anécdota, pero más que eso parece un lindo sueño del que no quisiera despertar

    • Alfred dice:

      Quizá sea una anécdota… quizá solo son letras que me trajo la lluvia.

      Como sea, los sueños no son eternos, y a veces necesitamos despertar para que se vuelvan realidad 🙂

      Gracias por leer n_n

  4. Edward dice:

    :O
    ¡Muy, muy buena entrada!

    Pero, recordad, gente pensante que lee espacios pensantes como estos:

    “El hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra más de dos veces si no murió al tropezar la primera vez” 😉

    Yo sé que muchos casos se pueden omitir. 🙂
    Saludos, sigue así.

  5. Asiul dice:

    :O pues me parece bastante triste que algo tan hermoso como a lluvia (ajaaaaa los muertos por inundaciones no han de decir lo mismo ni los que perdieron sus hogares <_< ) te recuerde algo tan, supongo yo, doloroso, peroo bueeeno jajaj

    y sí, somos tan pero tan masoquistas que damos entrada a éste tipo de situaciones u.u

    tache!!! gente tache!! jajaja

    un beso alfred ^-^

  6. gladis dice:

    Pretextos eh?

  7. […] sintetizar las cosas, y sale una entrada que gustó bastante a muchos de ustedes, estoy hablando de Bajo la misma lluvia. Las penas se van, y decido que llegó el momento de sonreír nuevamente. Por cortesía de Ilse, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s