Cristalitos del corazón.

 

En esta hermosa noche, donde mi cabeza ha estado cambiando de ideas cada 5 minutos, he encontrado un catalizador que neutralizó los efectos de la confusión. Gracias a una personita muy especial que apareció como enviada por la divinidad (XD) pude canalizar mi mente en un solo objetivo. ¡Gracias!

Asi pues, dedico esta historia principalmente a mi amiga Carito. Porque lo escribí para ella, y porque ella me lo pidió. No hay nada más hermoso que el sentimiento de saber que haces algo que le gusta a la gente, y que a su vez puedes traerles tranquilidad y alegría en el mismo modo que tú lo obtienes.

Y lo dedico también a esas personitas que día a día comparten su vida conmigo y me dejan compartir la mía con ellos. ¡Gracias! ^^

Espero que les guste.

~

El pequeño reloj de su mesita marcaba ya las 7 de la noche, papá no tardaba en llegar y ella llevaba todo el día esperando para verlo.
Como cada noche, puntual a su palabra, sonó el timbre de la casa… ese hermoso timbre que habían elegido con mamá la semana pasada.

-¡Mami, suena muy bonito el de los pajaritos! – dijo la pequeña Carito el día que habían ido a comprarlo.

El portón de madera se abrió y un joven cansado, pero sonriente entró a la casa. La pequeña niña corrió de inmediato y saltó a sus brazos, con una alegría indescriptible.

– ¿Me extrañaste? – dijo él

No hizo falta que la nena respondiera con palabras, pues el beso que le dió a su padre despejó cualquier duda.
Papá miró a mamá, que estaba sentada en la sala tejiendo un sueter para su pequeña.
– Hola – dijo ella
– Buenas noches, dulce dama que llena de luz mi vida –

Carito escuchaba las hermosas palabras que como cada noche, papá le decía a mamá y mamá correspondía con un beso.
– ¿Qué es eso que huele tan delicioso? – dijo papá mientras olfateaba el aire
– ¡Papi! ¿Cuántas veces te diré que el cereal con leche no huele a nada? – dijo Carito mientras se reía
– ¡Oh! Así que eso es lo que huele tan rico ¡Mmmm! – contestó papá.

Mamá rió y se levantó para ir a la mesa, lo mejor era cenar antes de que fuera demasiado tarde para que la pequeña niña fuera a dormir.
– ¿Me leerás un cuento antes de dormir? – preguntó Carito a mamá.
– Claro que sí pequeña – respondió mamá
– A menos que… – inquirió papá
Carito miró a su papá muy interesada, ¿qué tendría en mente ese loco y soñador señor que la levantaba en el aire y la hacía volar por instantes?
– A menos que ¿qué? – preguntó la hermosa niña
– A menos que quieras mirar las noticias con papá esta noche, en vez de irte a dormir – respondió papá

Todos rieron. “Papá es muy gracioso” pensó Carito mientras saboreaba esas donitas de colores que tanto le gustaban.

Acabada la cena, mamá acompañó a Carito a su habitación.
Cada que Carito entraba ahí se preguntaba ¿quién habrá sido el genio que inventó los colores?. Definitivamente, los colores la hacían felíz. Su cuarto estaba lleno de ellos por todos lados
Por allá, había un unicornio blanco correteando mariposas naranjas. Del otro lado, un elefante rosa tomaba agua de la fuente verde que colgaba de un árbol de manzanas azules.
Las hojas de ese árbol, eran nadamás y nada menos que huellas de la mano de la pequeña… huellas que había aprendido a hacer con pintura gracias a mamá.
Mamá encendió la lamparita que colgaba del techo y esta empezó a entonar una pegajosa tonadita.

Carito trepó a su gigantesca cama y dió dos brincos antes de caer sobre la cara de la princesa Amidala.
Aun recordaba ese día, cuando por la mañana le dijo a papá que quería unas sábanas de princesas. Por la noche, papá llegó con una envoltura misteriosa, que tenía un cobertor de la guerra de las galaxias.
– ¿Qué es esto? – preguntó mamá.
– Una princesa, la princesa Amidala – contestó papá.
– ¡Oyeeeeeee! esa no es la princesa que yo quería – dijo Carito
– Lo siento, tu papá es un poco friki para elegir cosas, la próxima quincena, tú misma elegirás tus sábanas y otro cobertor, y este se lo dejas a papá – respondió su padre.
– Ni creas que dormiremos con eso encima – dijo mamá lanzándole a papá una mirada que Carito nunca supo si era de broma o en serio.

Aun así, aunque la quincena había llegado, Carito no había querido cambiar su cobertor, porque cuando sus primos lo vieron y gritaron ¡Wow! Carito comprendió que tenía un cobertor genialísimo y que no quería separarse de él.
– ¿Mami? – preguntó la pequeña
– ¿Sí cariño? –
– ¿Cuando sea grande voy a ser tan felíz como tú y papá? –
– Seguramente sí, o quizá más.  – respondió mamá
– ¿Se puede ser más felíz que ustedes? – inquirió la pequeñita
– Definitivamente no si estamos los 3 juntos – dijo papá entrando al cuarto.
Carito se acomodó entre sus almohadas y su montaña de osos de peluche.
Mamá se acercó y le dió un beso tronado en la frente.
– Buenas noches nena, que sueñes con los angelitos –
– Adios mami, sueña conmigo – dijo la nena
– Siempre lo hago pequeñita mia – respondió mamá y salió del cuarto.

Papá sonrió, seguramente pensando en alguna travesura, pero en vez de decirla, se sentó al borde de la cama y tomó al pequeño Teddy entre manos.
– Mi muy estimado y apreciable Señor Oso Teodoro, espero que esté haciendo muy bien usted su trabajo de cuidar a mi pequeña de las pesadillas. –
– ¡Papáááá! Yo no tengo pesadillas, ya soy toda una valiente de los sueños desde que tengo 4 años –
Una lágrima bajó por la mejilla de papá y Carito se sorprendió
– ¿Por qué lloras papi? –
– ¡Oh! No lloro, ¿nunca te he contado la historia de los cristalitos del corazón? – preguntó papá
– No, ¡cuéntame! – pidió la pequeña
– Muy bien, esta es una historia que alguna vez me contó tu pequeño Teddy, cuando yo tenía más o menos tu edad. Y parece que es momento de que te la cuente a tí –
“Hace muchos años, tantos que los abuelos de mis abuelos todavía no eran nietos de sus abuelos y a su vez, los abuelos de estos no existían…”
– Papi, me revuelves – dijo Carito
– Lo siento, así va la historia – respondió él
– Ohm, bueno –
– Como decía: “hace muchos muchos requetemuchos años, tantos que solo Teddy podría contarlos con su inimaginable sabiduría, todas las personas llevaban dentro de sí algo muy valioso”
– ¿Como una moneda? –
– Más valioso aún –
– ¿Como diez monedas –
– Más, mucho más que todas las monedas que te puedas imaginar… algo tan valioso como la vida misma. “Ese algo que llevaban dentro de sí, se llama Amor. Y todas las personas por igual llevaban consigo un trozito de amor para compartir con las demás personas”.

– ¿Así como mamá y tú? – dijo la nena
– Sí, así como mamá y tú. – respondió papá
– ¡No, yo no, mamá y tú! –
Papá rió por la agilidad mental de su preciosa hija.
– Sí, como mamá y yo, como mamá y tú, como tú y yo. “Todo el mundo se quería por igual y nadie estaba triste nunca. Pero un día, alguien inventó el sufrimiento y comenzó a corromper los corazones de las personas.
Nadie quería saber de ese tal “señor sufrimiento” pero lo cierto era que cada día tenía más y más fuerza, más influencia y más poder”.
– Papi, ¿qué significa influencia? – preguntó Carito
– Es cuando tu palabra es valiosa para las personas, y las personas creen todo lo que tú dices, y te siguen a donde vayas –
– ¿Como mi abuelito? –
Papá rió nuevamente. – Sí, definitivamente como abuelito, él tiene mucha influencia, pero no del tipo de la historia. Abuelito con el paso de los años, a base de cariño ha hecho que todos lo queramos mucho y confiemos en él y por eso lo sigamos.
– Yo quiero mucho a mis abuelitos – dijo ella
– Y yo también – contestó papá.
“Pero esta persona, comenzó a engañar a las personas y con juegos de palabras, los convenció de que él conocía la realidad, y que el sufrimiento era lo que debían sentir todos. Entonces, fue robándose poco a poco el cariño de las personas, todo su Amor, y lo transformó en sufrimiento”
– ¡Eso es muy feo! –
– Sí, lo sé. Pero esas personas no lo sabían… y se dejaron llevar –
“Entonces, el sufrimiento (que era el nombre del que hacía sufrir a las personas) llamó a sus hermanos, el rencor, el odio, la tristeza… y trataron de conquistar más y más corazones. Pero una pequeña muy valiente que ¡Curiosamente! se llamaba como tú, decidió que no era posible que las personas sufrieran, habiendo sentimientos tan bonitos como el Amor y la Felicidad.

Entonces, la valiente niña buscó en su interior, hasta que encontró una gran luz dentro de su corazón. Con esa luz, formó un pequeño cristal muy brillante. Las personas a su alrededor quedaron maravilladas por el brillo que emanaba de ese pequeñísimo cristal.”
– ¿Qué era ese cristal papi? –
– Era amor. Y la pequeña, ese día les dijo algo muy importante a todos: “Mientras dentro de ustedes guarden un hermoso sentimiento agradable, por más pequeño que sea, este siempre brillará mucho más que cualquier cosa desagradable. Pero solo aquellos que de verdad sientan con el corazón esa luz y quieran compartirla con sus seres queridos, como debe ser, podrán obtener un pequeño cristal” –
– Entonces ¿tú acabas de encontrar tu cristal papi? –
– Yo ya había encontrado uno de mis cristales. Pero hoy he encontrado uno más, y es tuyo –
Carito abrazó a su papá y le dió un beso.
– Papi, cuída mis cristales hasta que sea tan grande que pueda cuidarlos yo misma –
– Será para mi un honor, hermosa princesa –
Papá beso a Carito y la arropó como cada noche.
– Buenas noches pequeña – dijo papá
– Buenas noches papi – dijo ella, y se quedó dormida.

Papá cerró la puerta, abrió una ventana: miró al cielo y agradeció por tener una esposa maravillosa y una hija inigualable. Vió una estrella y le pidió mil años de vida para poder seguir al lado de las dos personas que más amaba en la vida.

~ Alfred ~

Anuncios

32 pensamientos en “Cristalitos del corazón.

  1. Carolina dice:

    !!Hay Alfred!! n_n

    Muchas gacias por la dedicatoria, y por crear tan lindo cuanto para mi. En verdad fue muy agradable leer tu cuento.
    Sabes que tu tambien eres alguien muy especial para mi, y que te tengo mucho cariño, gracias por brindarme tan linda amistad. C=

    att: Tu hijita querida

  2. Sershisho dice:

    Definitivamente tienes algo para escribir lakii,tus historia m hizo llorar
    Desde el primer momento q habias comentado que tenias un blog pensaba “Este esta loco si piensa que yo me voy a poner a leer ” y depaso me reia . Pero creo que me has hecho cambiar de opinion.
    Asique tienes una hija???cuantos años tenes??y tu hija??yo pense que eras soltero y que no tenias hijos 😛 😛 😛

    • Alfred dice:

      XD
      Sersh, tengo 20 años. Estoy soltero y mi “hijita” en realidad es una amiga de la universidad, que se parece mucho a mi (tiene unos ojitos verdes preciosos *-*) 😛

      ¡Hey! Pero gracias por leer n_n

  3. Waji dice:

    Lindísimo. 🙂 no hay palabras….

  4. Asiul dice:

    awwwwwww que hermoso cuento!!! tienes que guardar ideas así para tus hijos y muchos otros niños!!!

    Me encantó! mucho muchoooooo!!!

  5. atziri mitzi dice:

    te quedo super bieen! 😀
    (aunque muy en lo personal me sono a reflexion cristiana de cadena .. xD)
    me gustó..
    tienes mucho amorr en tus palabras *-* .. xD
    sigue asi (Y)

  6. Edward dice:

    «Lo siento, tu papá es un poco friki para elegir cosas…» LOL xD

    Qué historia tan bonita. n_n

  7. Ilse dice:

    Eres tan friki como… jajajaja
    No pude evitar recordalo jeje.
    Es hermoso, la familia, la pequeñaa aaaaw
    T_T el cuento me encantó.

    Felicidades!!!

    • Alfred dice:

      Definitivamente no compraría una colcha ni nada de la guerra de las galaxias. Quizá soy friki, pero no de esa lejanía.
      XD
      Gracias chamaca ^^
      Ahora, ¿Hacemos el 5° de [UAF]? Los lectores esperan 🙂

  8. xail dice:

    Me gusto mucho!
    Aunqe muuuy fachada irreal, es un cuento muy lindo 😀
    Nose xq m identifique con la niña, a veces yo también vivo en
    una burbujita de cristaL!! jejeje

  9. Xarady dice:

    Creo que un cristalito salio de mis ojitos cuando acabe de leer este cuento, para mi parece cuento de hadas… me dejaste con ganas de más…

    Te admiro niñote escribes super bien 😀

    • Alfred dice:

      Pues muchas gracias. Ya sabes que aun hay veinte kilos de cosas que no has leido en este blog… pero uno tiene que rogarte ¡Buuu!

      😛

      ¡Gracias por leer! ^^

  10. Eritia dice:

    La amé, se la daré a mi sobrina que seguro también la amará.

    Es taan pero tan, de familia, de corazón, de algo que es anhelo.

    En fin. Sin palabras.

  11. […] gran cantidad de entradas son publicadas, Superando un mal sueño, Cristalitos del Corazón (una de mis favoritas), Procesos incómodos, un Agradecimiento por haber roto el record de visitas […]

  12. […] Cristalitos del corazón. agosto, 2010 25 comentários y 3 “Me gusta” en WordPress.com, […]

  13. Saira dice:

    no tengo palabras.
    me provoco un nudo en la garganta…..

  14. Conmovedor, muy bello y lleno de ternura… alguna proyección futura de ti mismo como padre quizás? :3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s