¿Levantarse o no?

12/11/2010 – (12/21)

Si alguien pregunta, me gustan mucho los chilaquiles verdes.

Pero bien crujientes, que si están aguados no son chilaquiles: Son enchiladas.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~ ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

¡Pipsquack!

El día de ayer fue (al menos para mi), uno de esos días en los que uno siente que no debió siquiera levantarse de la cama.

Permítanme contarles mi anécdota y entonces conocerán las razones por las cuales digo lo anterior.

Durante toda la semana, debido a ciertas razones (entre trabajos, tareas y hasta distractores) me he estado durmiendo bastante tarde y despertando temprano, por lo tanto tengo cansancio acumulado y sueño la mayor parte del día (aunque esto es normal en mi xD). El chiste es que la noche del martes estuve en la computadora hasta después de las 2 de la mañana. Desperté el miércoles rondando las 6 am, para volver a desvelarme el día miércoles hasta la 1am. Aquí es donde comienzan los “problemas”:

Aunque estaba consciente de que no tendría la primera clase el jueves, olvidé modificar el horario de mi alarma, por lo tanto a las 6 en punto una estruendosa música me distrajo de lo que estuviese soñando en ese momento. En realidad no era estruendosa… pero sí me desperté sobresaltado. Bajé el volumen de la misma  y regresé a dormir un par de horas más.

La lista de reproducción musical que tengo programada como despertador está conformada por 3 fases:

1) 16 canciones calmadas, con una duración de 1 hora en total.

2) 3 canciones escandalosas, que suman 14 minutos.

3) 10 canciones para 42 minutos, entre las cuales alterno un poco de rock-pop y metal sinfónico.

La idea de esta combinación es despertar sin dolor de cabeza y con buen humor. Sin en la primera hora no me despierto, entonces el estruendo me para porque me para… y después queda un inquietante (pero agradable) entorno musical que no me deja estar dormido.

Para que se hagan una idea del cansancio que tengo, desperté, bajé el volumen de la música, me acosté “otro ratito”. Abrí los ojos… el Sol entraba por la ventana a través de las cortinas. Sonreí y pensé: ¿Qué pasó con la música? Las 3 fases habían terminado ya…

Observé el reloj: 9:40… 9:40… ¡9:40! ¡Ah!, ¡Pánico!, ¡Auxilio!, ¡Tengo clase a las 10!

Antes de hacer cualquier tontería me detuve. Nunca es bueno alterarse cuando uno lleva prisas… como diría mi madre: “Alguna vez, Napoleón Bonaparte dijo: <<Con calma, que llevo prisa.>>“. Así que recordándola, hice acopio de paciencia, respiré profundamente… y entonces dejé que el pánico fluyera por todo mi ser.

Pero no fue posible, el pánico se regresó a la cama a dormir, dejándome solo.

Un par de días antes (el martes específicamente) compré una sopa de esas instantáneas a las cuales hay que agregarles agua hirviendo y dejarlas reposar unos minutos antes de poder comérselas. Pareciera que me estaba esperando para ese momento… puse agua a hervir mientras acomodaba mis cosas y me vestía.

Vertí el agua, tomé una cuchara y salí con rumbo a la universidad.

Durante la breve caminata, logré acabar con la sopa (que por cierto, me pareció deliciosa, aunque en realidad sé que son una porquería). Aproveché que aún había tamales en la entrada de la universidad para comprar mi clásica “guajolota” verde y un atole de chocolate. (Y después de todo eso, seguí con mucha hambre.)

Llegué al salón de clases, y esperé.

Esperé, esperé, esperé, esperé y seguí esperando.

No se necesita ser un genio para darte cuenta que no tendrás clase, después de estar las 2 horas que dura la misma sentado, esperando. Pero como no tenía nada más que hacer, (nótese que esto último lo digo sarcásticamente, porque la carga de trabajos que tengo es impresionante) me quedé esperando a que la clase iniciara.

Los días jueves mi horario es más o menos así: Despertar, bañarme, desayunar, dos horas de matemáticas financieras, dos horas de sistemas operativos, dos horas de derecho informático, dos horas de comprensión lectora, comida, tareas/distractores/escuchar música, cenar, dormir… o se supone que así debería ser…

Mientras esperaba, recibí una llamada de “auxilio” de parte de mi novia. El “mouse” de su computadora había muerto y no tenía manera de terminar su tarea. Adivinen quién la hizo… aunque siendo sinceros, agradezco mucho al Sr. Mouse por haberse descompuesto, si no, seguramente me habría quedado dormido en el pasto y después tendría mucha comezón en la espalda… o algo así.

Siguiendo con mi día, tras agotarse las 2 horas correspondientes a la clase de sistemas operativos, continué esperando y esperando y esperando y… para no hacerles el cuento largo: tampoco tuve la clase de derecho informático.

Molesto, pronuncié una frase que para este momento me suena a frase célebre pronunciada por algún héroe de la revolución Mexicana: <<Si no tengo la siguiente clase, voy a encabronarme cabronamente>> (en realidad no dije eso… fue más un: Si no tengo comprensión lectora, voy a enojarme… pero ustedes entienden, esto de narrar las cosas tal como pasan es muy aburrido y hay que ponerle emoción).

Caminé hacia el salón correspondiente a esa clase. En el camino me encontré a varios compañeros que iban hacia la salida. Respiré profundamente y me pregunté el por qué el señor Pánico se había quedado en casa. Mientras esos pensamientos fluían, llegué al salón tan sólo para verlo vacío… vacío… vacío… vacío me sentí y quise gritar una grosería, pero la verdad no me acordé de una lo suficientemente apantallante como para que alguien se me quedara viendo. Caminé a la salida.

Recordé que mi rutina (y mi hambre) me exigen comer en uno de los comedores escolares… pero ya no tenía ganas de regresar al comedor (que por cierto, está bastante lejos de la entrada). Revisé mi situación económica del día y dije: “Poh… apretado, apretado pero puedo darme un lujito… total, que algo valga la pena hoy”. Así que, el lujito se convirtió en unos chilaquiles verdes (buenísimos por cierto). Caminé (con mucho miedo por cierto) evitando que mis chilaquiles terminaran en el suelo. Durante el trayecto, fui atacando esos crujientes totopos bañados en salsa.

Llegué, me aplasté a hacer tareas, lavé trastes, me jalé los cabellos un rato (por cierto, esto provocó un tremendo dolor de cabeza que para 9 horas después no se me ha ido, porque sigo jalándomelos xD), salí por leche, se me antojó comprarme otra sopa… pero desistí… acomodé ropa, barrí, escuché música, fui al baño un par de veces, e hice un montón de cosas sin importancia.

Para este momento, tengo tanto sueño que pienso dos cosas:

1) No debí levantarme, habría sido más productivo quedarme dormido.

2) ¿Qué demonios hago despierto escribiendo esto en vez de dormir? ¡Pronto será media noche!

Pero claro, no aprendo y heme aquí desvelado de nuevo xD

Quizá el día valió la pena por la sopa, los chilaquiles y la tarea que hice (podría agregar que subí de nivel en los jueguitos del “feizbuk” pero eso no es nada productivo). Podría añadir que estuve revisando y corrigiendo la tarea de una prima… pero la verdad todavía no acabo, así que eso será mérito de más al rato.

¿Qué habrían hecho ustedes?, ¿Han tenido días así?

Saludos 🙂

~ Alfred ~

Anuncios

6 pensamientos en “¿Levantarse o no?

  1. Arterma dice:

    Pues no exactamente! aunque un dia mi tia se pensó que era viernes y nos levanto a toda la familia diciendo EL NOMBRE DE MI HERMANA “COOOOORREE QUE LLEGAS TARDE AL COLEEEEEE” eso cuenta?
    y tambien suelo apagar el movil al sonar la alarma y “milagrosamente” mi padre me levanta eso tambien cuenta?

  2. […] Sensaciones ocultas, el segundo capítulo de “Ágatha”II/X, Relaciones Interpersonales, ¿Levantarse o no?, ¡Un año con ustedes! y mañana podrán leer, La Guía de la Buena Esposa . Al menos, hasta hoy, […]

  3. Ilsita dice:

    Los días así sirven para reírte de ellos días después 😄

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s