Amistad después de…

Hola, 🙂

Hace unos días, leía esta entrada y mientras la respondía, me di cuenta que la respuesta podía ser motivo de debate y de una completa entrada (aunque pequeñita) para ustedes, así que decidí venir y compartirla.

¿De qué se trata?

Citaré algunas oraciones de la entrada, para que capten la idea principal:

Hay gente que se siente con derechos sobre ti por haber tenido un pasado contigo, eso les pasa a algunos de mis exnovios. No sé cómo se les ocurrió, pero resulta que creen que pueden hablarme cuando se les apetece, invitarme un par de tragos de vez en cuando, contarme sus tristes vidas o sus alegres noticias, preocuparme con sus problemas y después irse como si nada. Que ridículo es ser amiga de un exnovio.

Aprendí de una forma no muy grata que la amistad después del noviazgo no existe. ¿Cómo puedes ser amiga de alguien a quien amaste con tantas fuerzas? Yo tenía la firme convicción de que si en algún momento habían sido importantes para mi vida y me había enamorado de ellos, indicaba que eran buenas personas y que tenía que seguir conservándolos para siempre.

¿Cuántas veces tuve que abrazar para consolar lo que no me correspondía consolar?, ¿Cuándo me toca a mí ser consolada?, ¿Cuándo enjugara alguien mis lágrimas con sus palabras amorosas y dejara sus sentimientos de lado para escuchar mis emociones?, ¿Cuándo se dará cuenta que sus palabras me hieren como dagas?

Y entre las dudas me quede sola, me quede desesperanzada y con un corazón que comenzó a olvidar como amarse a sí mismo. ¿Recuerdo que era muy alegre y siempre tenía una palabra de consuelo, pero ahora no, ahora sólo guardare esas palabras para mí, ahora sólo yo importo.

Mi corazón aprende a amarse cada día con mayor fuerza y pronto encontrará con quien compartir ese amor, lo sé, mis lágrimas ya no nublan ese futuro.

Por ahora, la soledad es mi compañera y mi corazón descansa en ella.

Yo digo que la amistad después de un noviazgo SÍ es posible, siempre y cuando uno tenga la capacidad de dejar ir a las personas.

“Superar” dicen por ahí, y en efecto: Se trata de superar y dejar ir totalmente a alguien en el sentido sentimental.
No esperar que esa persona regrese a nuestros brazos con las mismas intenciones de antes, si no como una persona que confía en nosotros, que necesita de nuestro apoyo… que necesita de nosotros porque somos alguien con un valor invaluable.
Que nosotros no necesitemos correr a llorar al hombro de esa persona, significa que esa persona no es tan importante para nosotros como nosotros para ella.
Debemos entender que somos libres y podemos tener a quien nosotros deseemos. ¿Para qué limitarnos a estar toda la vida esperando a alguien?
No importa si amábamos a esa persona, si teníamos planes a futuro, si nos veíamos casados y con 20 hijos… no importa. Esa persona se fue y no es digno ni honroso rogar a alguien para que permanezca a nuestro lado. Se trata de afrontar la realidad y medir nuestra capacidad para vivir solos, o para encontrar a alguien especial nuevamente, ilusionarnos de nuevo, soñar, desear, querer… amar.

Como experiencia personal, y muy quitado de la pena, puedo decirles que a través de los años, he escuchado, leído y analizado muchísimas cosas que han tenido la amabilidad de compartir y confiar en mis manos las personas que me rodean, ya sean amigos, familiares o incluso parejas sentimentales. Es increíble la cantidad de información que fluye por mi mente, confesiones, secretos, acciones (tanto buenas como malas), sin embargo… no es sencillo que todas esas personas compartan la información con uno. Creo que pocos somos los afortunados que a base de hechos, hemos formado en nuestros conocidos, una “pared” de confianza, que puede ser derrumbada en cualquier momento, pero que si es bien cuidada, puede ser uno de los muros más resistentes que existan entre dos personas (y no hablando metafóricamente en un muro que obstruya el paso, si no en algo fuerte que pueda proteger una amistad o una relación). En este punto, muchos de ustedes lectores y lectoras, no me dejarán mentir en cuanto a la confianza que puedan tenerme y cuánto he demostrado que se puede confiar en mi…. sin embargo, ese no es el tema.

Regresando: como les decía, a lo largo del tiempo, he aprendido a no dejar que mis sentimientos se vean influenciados por los comentarios de una persona, sobre todo si existen de por medio consecuencias. Se necesita pensar mucho las cosas cuando una persona abre su corazón y comparte algo contigo. Imagínense la siguiente situación hipotética: Hace un par de años, me gustaba una amiga y yo le gustaba a ella. Comenzamos un noviazgo y después de ver que no funcionaba, rompemos. Pasan unos meses y entonces mi hermano comienza algo con ella. Viene mi hermano y me platica cómo le va en la vida, viene mi amiga y me platica lo feliz que es con mi hermano. ¿Cómo debo reaccionar? , ¿Debería enojarme con mi hermano por andar con mi “exnovia”?, ¿Debería enojarme con mi amiga, por andar con mi hermano?, ¿Debería enojarme con ambos? No, ninguna de las razones anteriores. Como persona madura, debo entender que cuando algo no funciona, pues no funcionó y ya. Se acabó.

Sí, es doloroso dejar ir a alguien que quisimos (o quizá, alguien que amamos), pero como dicen “Las cosas pasan por algo” y por algo esa persona y yo no estamos juntos ya. Sin embargo, aún con una ruptura amorosa, ese muro de confianza puede permanecer en pie (claro, a veces las relaciones terminan por quebrantar el respeto y la confianza, pero no estamos hablando de eso). Es ahí, donde una persona acude a nosotros, porque confía en nuestro juicio, en nuestra forma de pensar. “Necesito tu consejo, quiero que me escuches”, y adiós sentimientos… los ponemos aparte y con toda la calma del mundo escuchamos a esa persona y quizá, hasta consejos o ayuda podamos brindarle.

Es cosa de madurez, es cosa de darnos cuenta que las demás personas no van a estar ahí para nosotros… no en el sentido sentimental de una pareja o hasta de algún amigo/a.

Sin embargo, nosotros (en caso de querer) sí podemos estar ahí para otras personas. Si yo he podido escuchar sobre sus vidas amorosas a personas que alguna vez quise, ustedes también pueden.

Así que con esta entrada, invito a todas las personas a superar sus amores pasados, a dejarlos ir… a mirar hacia adelante y creer que los cambios son para mejorar. “No hay mal que por bien no venga”. Permítanse escuchar a las demás personas, aprender de sus errores (y claro, de los propios), conocer situaciones, dar consejos, compartir tiempo de calidad. A la larga, verán que se sentirán muy bien con ustedes mismos. Encontrarán una paz en sus mentes, una paz que es inexplicable (y sin meterme a relajos religiosos ni nada de eso, estoy hablando de estabilidad mental y sentimental)

 

Saludos, y espero les haya gustado esta entrada.

 

~ Alfred ~

 

 

 

Anuncios

4 pensamientos en “Amistad después de…

  1. saira dice:

    Sabes estoy pasando por algo muy pero muy simililar, pero no solo es una exnovio. Si no un exmarido. el padre de mis dos hermosas hijas y el hombre que me enamore perdidamente,ahora ya tiene otra pareja y viene un nuevo bebe en su vida. no es nada facil escuharlo y dar un consejo. Pero lo ago y reconforta que porfin nos llevamos bien jajjajajajaja…..
    saludos y grasias por tus blog…

    • Alfred dice:

      En efecto, no debe ser algo sencillo, mucho menos cuando un lazo tan fuerte como 2 hijas te une a él.

      Sin embargo, como dices: Hacerlo reconforta. ¡Qué bueno que se lleven bien!

      Felicidades, no muchas personas son capaces de eso ^^

      Gracias por leer.

  2. isabella dice:

    Alfred, antes de ir a mi encuentro con Morfeo leí que había una respuesta tuya, me alegra que mis desvaríos te hayan inspirado. 

    Leerte me da una nueva perspectiva, existen momentos adecuados para todo en esta vida, para mi fue adecuado guardar mis sentimientos para escuchar a alguien, mi expareja, en el momento en que lo necesitó. Ahora, es mi momento de no escucharlo, debo escucharme a mi para poder abrir mi corazón. 

    Saludos     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s