Diario de un campusero: Actividades del día 2.

(Esta entrada es para complementar el día 2. se recomienda leer antes la anterior.)

~

Martes, mi día está lleno de actividades interesantes (claro, si no me lo parecieran, me habría ido a otras).

Antes de las conferencias, me encontré a @Alletta y me presentó a @JavierSantoyo.

Pasados unos pocos minutos de las 10 de la mañana, me encuentro sentado en la zona de Cultura Digital (en la parte de Social Media), escuchando a Leon Felipe Sánchez dar la conferencia de “Legalidad Digital”.

La conferencia transcurre tranquila, con mucho orden y un ambiente agradable. Las palabras iniciales del ponente “Espero no dormirlos con mi plática, o de menos causarles un sueño placentero” logra obtener unas risas antes de dar paso al tema importante.
¿De qué va esta conferencia? Básicamente, nos instruye acerca de un tema bastante controversial, publicación y uso de contenido en la red, derechos de autor, datos personales (y el uso del mismo). Como buen “niño ñoño” tomo apuntes de lo que me parece más reelevante.

Cualquier contrato “firmado” en internet, obliga a las dos partes (el prestador del servicio y el que recibe el servicio) a cumplir con lo estipulado (esas letras chiquitas) en todo el mundo. Sí, justamente esos contratos que aceptamos al abrir un correo, al unirnos a facebook, etcétera… esos que nunca leemos pero sí aceptamos.

Aunque depende mucho del código civil (federal) de cada país, las reglas en línea aplican para todos.

El código de comercio también regula el uso en medios electrónicos. Es un gran error el pensar que las actividades en línea no están reguladas. La ley es tecnológicamente neutral, debido a que no discrimina si llevas a cabo una conducta en medios físicos o virtuales. Esto puede estudiarse mejor en los artículos 96-114 del código de comercio.

El derecho trata de avanzar a la par con la tecnología con elementos como la firma electrónica, juicios en línea, etcétera.

Existe una ley federal para la protección de datos personales en posesión de particulares (antes se conocía como autoregulación).

Uno puede someterse o apoyarse en jurisdicciones extranjeras en términos del contrato que se está firmando con el proveedor de un servicio. Únicamente datos personales (y con datos personales, se refiere a datos que puedan identificarnos como persona física… no aplican datos de navegación como frecuencia de uso, páginas visitadas, hábitos, etcétera).

Hay algo conocido como el derecho “ARCO”.

Acceso

Rectificación

Cancelación

Oposición

Este derecho, nos permite proteger nuestros datos, podemos accesar a ellos, rectificarlos y saber qué se hace con ellos. Cancelar el registro de los mismos y tomar a cabo acciones legales en caso de que no se realice nuestra petición.

Siempre debemos tener mucho cuidado con leer lo que aceptamos en internet, dado que hay una gran diferencia entre las aprobaciones tácitas y explícitas en los términos de uso. A veces, las empresas tienen el argumento (totalmente legal) de que aunque no aceptaste un reglamento, no estás en contra de él, por ende, tácitamente estás bajo él (suena confuso, ¿no?).

Eso sí, dejó bien claro que una vez que una obra está fijada en un medio (físico o virtual), ya está protegida por la ley.

Nos recomendó revisar el código penal, específicamente las partes de acceso no autorizado a sistemas informáticos.

Explicó que recortar o editar una imagen ya existente NO es crear una nueva obra. Y es ilegal.

La jurisdicción va a depender del contarto que se firme. – Todo está regulado. –

Voluntad del usuario: No hay que ser “inocentes” en cuanto a lo que publicamos en línea.

[148 – 151 ley federal de derechos de autor]

“Cuando liberas una obra, pierdes el control material
sobre la misma”

Una vez terminada la conferencia (que por cierto, nos colgamos más del tiempo debido), le pedí al ponente que se tomara una foto conmigo. Aunque llevaba prisa, muy amablemente accedió. ¡Gracias!

@AlfredCG y @lion05

Media hora después, en la misma zona de Cultura Digital, llega Miguel Comín, cofundador de la Fundación Alia2. El tema de su conferencia “El buen uso de las redes sociales”.

Al principio creí que la conferencia podría hablar sobre consejos de cómo usar las redes, pero en realidad ha hablado de los riesgos que existen en redes como facebook o tuenti (por mencionar algunas) a las cuales tienen acceso los menores de edad, de los peligros que corren, de los grupos de pederastía, de las redes de pornografía infantil, de las descargas P2P ilegales y de cómo saltarse esas reglas.

Dio bastantes datos, por ejemplo, que más de 40 millones de usuarios de internet tenemos en México. La penetración de el uso de internet en México va en aumento cada día, superando ya a la televisión, radio, amigos reales y compitiendo en primer lugar con la familia.
El 40% de los usuarios tiene menos de 19 años, por esto es necesario regular y proteger el uso de la red para menores.

Mencionó que los menores están desprotegidos en la red debido a problemas tecnológicos, educativos y legislativos. También, dejó bien claro que el anonimato en la red no existe, por más que estemos detrás de una ip, de un proxy, de un cortafuegos, siempre seremos identificables.

Dijo algo que muchos de nosotros sabemos de toda la vida, que los hijos no acuden a los padres para solicitar ayuda a menos que estén hundidos “hasta el lodo”. En este caso, hablamos de una brecha tecnológica, los padres (no todos, pero sí en su mayoría) desconocen la tecnología y no buscan solucionar el problema. Esto, se suma a que los hijos no quieren que sus padres “entren” en sus vidas en línea, lo que lo vuelve un círculo vicioso.

Nos invitó a participar en su fundación, con el desarrollo de aplicaciones, filtros, indexado de datos, rastreo de redes etcétera. También nos recordó el proyecto H4SB (Hacking For Something Better) para encontrar soluciones, desarrollo de herramientas informáticas, así como la concienticiación y sensiblización.
Hizo énfasis en decir que se necesitan programadores, muchos de ellos para poder mejorar la red.

Al final (como en todas las conferencias) se abrió un espacio para preguntas. Desgraciadamente, el tiempo no permitió que yo pudiese hacer mi pregunta. Sin embargo, muy amablemente, al terminar la conferencia, se quedó conmigo platicando un buen rato. ¡Grabé 18 minutos de audio de lo que hablamos! (la calidad del audio es bastante mala, pero espero poder trabajar en ella el fin de semana para que puedan escuchar nuestra conversación como se debe). Al final, me dio su tarjeta y tomó mis datos para que siguiésemos en contacto “intercambiando ideas”. Su propuesta me pareció muy halagadora, estoy seguro que me sonrojé en ese momento. También accedió a tomarse una foto conmigo.

Alia2

Mientras yo platicaba con Miguel Comín, casi todos los demás campuseros se encontraban en la arena principal (o en el streaming vía #CampusLive ) escuchando a las 3 estrellas de este año. Desgraciadamente, ya no pude agarar el hilo de la presentación, así que decidí irme a comer.

Después de la comida, fui al taller de “Introducción a los clusteres, ¿qué son, cómo se hacen y para qué sirven?
Desgraciadamente, fue mi primera decepción de este Campus Party México. El ponente resultó demasiado técnico (muchos tenían cara de no entender nada), demasiado nervioso (una conferencia que debía durar 2 horas, duró 40 minutos), no explicó bien… muchos nos quedamos dormidos (sí, me quedé dormido). Lo único divertido, es que a media conferencia se fue la luz en todo el campus. Deberían imaginar el griterío de tanto campusero junto.

Sí, entendí lo que expuso y no le vi chiste. No aprendí nada nuevo, en resumen puedo decir que lo único que vi, fue un vil “copy paste” de comandos en una consola de fedora, sobre una máquina virtual en una Mac. Puede que para algunos de ustedes esto suene raro, pero déjenme decirles que no tiene mayor ciencia, se trata de copiar texto en unas ventanitas montadas previamente con un programa. Suena sencillo y en cierta forma lo es. No digo que cualquiera pueda hacerlo, pero… bueno. Seguramente si algún compañero de mi carrera lee esto, entenderá de qué hablo.

Para quitarme el mal sabor de boca (y despertar un poco), di un paseo por las instalaciones del Campus. Revisé la zona de juegos,

saludé a mi amigo Scorpion,

observé los combates en pantalla gigante.

y después, fui a enamorarme de la zona de modding, en la cual pude encontrar computadoras modificadas de todos tamaños y colores.

¡Había tantas, que no supe de cuál enamorarme!

Para no seguir suspirando por las preciosas modificadas, decidí ir a saludar a los pequeños Androiditos…

¡y uno de ellos, quizo trollear mi foto poniéndose en medio!

Seguí caminando y encontré el “Movistar Chill out”

~

¿Saben qué es esta torre?

¡Es un gran concentrador de redes, ahí están alojados los servidores que se encargan de proveernos de una espléndida velocidad de internet!
Todo aquel que tenga una mínima noción de redes, podrá encontrar la siguiente foto tan hermosa como la Venus de Milo

Seguí caminando…

y llegué a la zona de Ocio Digital, donde se llevaría a cabo la conferencia de “Retrospectiva en los videojuegos”

Segunda decepción del #CPMX3 . Aunque nos dijeron que esa era la conferencia más esperada de este campus (muchos no alcanzamos ya silla), para mi no fue más que una vil reseña que puedes leer en cualquier revista de videojuegos. No hubo datos novedosos ni interesantes. Dio fechas de salida de consolas (desde el inicio de las mismas) y mencionó sus especificaciones técnicas. Siendo sincero, muchos de nosotros nos hemos leído esa información en cualquier revista hace ya 10 años… “Club Nintendo”, “Game Master”, “Atomix” o alguna de esas publicaciones. Resultó tan poco interesante que mejor terminé mirando a los que estaban jugando Gears Of War en los XBOX360 que tiene el área de juegos.

Me conecté un rato para platicar (ahora no descargué nada) y mientras sucedía esto, fui “acosado” por los encargados de AMD (2 chicas y un joven), que estaban juntando “likes” para su página de facebook. No sólo me pidieron que les diera uno, también utilizaron mi computadora para que otras personas se registraran. Además, para colmo, una de las chicas estaba recargándose en mi silla y casi me embarra el trasero.
En una situación normal, seguramente me habría parecido graciosa esta situación, pero venía molesto por lo de los clusteres y los videojuegos, así que antes de amargarme la noche, preferí ir a cenar.

Una vez que terminé de cenar, me dirigí a la zona de Ciencia (en la parte de astrología) para el taller de “lightsabers”.

Cuando llegó el ponente y vi que traía sables de madera pensé que terminaría mi día con otra decepción. Afortunadamente, me equivoqué.

Nos dijo que únicamente esperaba 24 personas “inscritas” y que eramos demasiados.

Nos mostró algunos movimientos y después empezó con la enseñanza.

Afortunadamente, fui parte de los primeros 24 “elegidos” para aprender movimientos básicos de ataque y defensa con sable.

Muy contento, puedo decir que me divertí mucho con este taller. Me moví un poco, me di cuenta de lo torpe que soy, pero reí bastante (aunque estaba muy concentrado). Grabé un poco de los movimientos que nos presentó y un amable campusero se encargó de grabar una parte de los movimientos que yo ejecuté se puede ver el video completo dando click aquí o si así se prefiere, únicamente la parte en que salgo yo, dando click acá 🙂

Terminó el taller dejándome con una gran sonrisa. Me ubiqué en una de las mesas, descargué más cosas, estuve probando videollamadas con esta seductora velocidad de conexión, subiendo los videos y fotos del día de hoy, escribiendo esta entrada de blog (y la anterior también).

Mientras hacía todo esto, tuvieron la amabilidad de venir a saludarme @LordSamas y @Freeman. Estuvimos platicando un rato, comentando nuestras experiencias el día de hoy. También, conversé con Dulce acerca de lo locos que están los “cantantes” en la zona de innovación, gritando “FUAAAAAAA” cada 10 minutos.

Para cuando (por fin) termino de escribir todo esto, me parece que he hecho muy pocas cosas el día de hoy y aún así no me ha rendido el tiempo como esperaba. Hoy quería dormir temprano y acabaré por irme a la misma hora que ayer. Ni modo, otra vez a dormir 3 horas… aunque no tengo sueño (pero sí me duele la cabeza).

Buenas noches campuseros, buenas noches amigos.

~ Alfred ~

Anuncios

4 pensamientos en “Diario de un campusero: Actividades del día 2.

  1. Deapídete del dolor de cabeza 😀
    qué genial se lee la vida por allá
    y me enamoré de esa libélulaaaa
    ES TAN “ESPONJOSA” QUE VOY A MOORIIIIR!!!!!!

  2. […] comida, pláticas, etc. Diario de un campusero: Día 1. Diario de un campusero: Día 2. Diario de un campusero: Actividades del día 2. Diario de un campusero: Día 3. Diario de un campusero: Día 4 CPMX3: Agendas Jueves y Viernes. (Y […]

  3. […] Campus Party 3, hay más para leer. Diario de un campusero: Día 1. Diario de un campusero: Día 2. Diario de un campusero: Actividades del día 2. Diario de un campusero: Día 3. Diario de un campusero: Día 4 CPMX3: Agendas Jueves y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s