Calaverita ilustrada.

Hace unos días, a través de twitter, recibí una invitación por parte de Irene Urrutia para realizar una calaverita humorística.

Los requisitos eran sencillos: tenía que ser alguien famoso, sin importar si era político, actor, deportista, etcétera. Así que, con lo sencillo que sonaba, me di a la tarea de terminar pronto… cosa que no logré. Resultó más complicado de lo que pensé. ¿Quién era lo suficientemente famoso como para que valiera la pena hacerle una calaverita? ¿quién de esos famosos no era tan famoso como para que sobraran calaveritas de esa persona?

Pensé en algo controversial, así que intenté hacer para los políticos que han estado en boca de México los últimos meses. Pero tras algunos intentos, me di cuenta que no estaba obteniendo el resultado esperado. Como la inspiración no llegaba, me metí al “caralibro” para perderme un rato en las tonterías del muro. Ahí fue donde encontré el objetivo. Alguien que es objeto de burla por su edad, alguien a quien la muerte no ha podido “atrapar”. Quizá no es tan famoso a nivel internacional, pero en México, todos sabemos de quién se trata.

¿Adivinaron?

Tras escribir unos minutos, envié la primera versión a Irene, esperando correcciones o comentarios. La respuesta fue satisfactoria y se dispuso a ilustrar el texto.

Podrán notar que las rimas están un poco forzadas. Me disculpo por ello. Tiene muchos años que no hago una calaverita en serio y mi cabeza está más polvosa que una lápida olvidada.

Si gustan leerla en el sitio de Irene, pueden hacerlo aquí.

Después del “choro introductorio”, quiero agradecer a Irene la oportunidad de escribir algo para ella. Si bien no es un texto muy elaborado, funcionó para la petición. Quizá en el futuro aparezca otra oportunidad de trabajar en conjunto.

Aquí tienen el resultado.

Esperamos que sea de su agrado.

Ilustración: Irene Urrutia ( @reeniebeast )
Texto: Alfredo Cervantes ( @Afel_ )

¡Hola cuates!

Yacía la parca cansada,
de todos los años perder.
No tenía una sola ganada,
estaba por enloquecer.
Aquel niño travieso,
que con los años crecía.
Parecía un gran sabueso,
pues cualquier treta se olía.
Tantos años de experiencia,
y no lograba entender.
¿Por que ni siquiera la ciencia,
o la fantasía la hacían poder?
Ya la cuenta había perdido,
de cuántas veces había intentado.
Estaba por quedar en el olvido,
pero una idea nueva la había emocionado.
¡Chabelo, Chabelo! travieso tú eres,
Tantos años y viajar conmigo no quieres.

¡Hola cuates!

Y es que tu vida,
me ha de pertenecer.
De ida o venida,
habrás de perecer.
Si para llevarte he,
de ganar un juego.
Pronto sabré,
cómo ganar este duelo.
Más sabré yo por vieja,
que por ser la misma muerte.
Aunque esa es mi queja,
pues tienes la misma suerte.
Cuántos años ya tendrás,
y aún no logro llevarte.
Tarde o temprano caerás,
no siempre podrás escaparte.
Por ahora te dejo,
juguetón triunfante.
Llegarás a viejo
y podré echarte el guante.
† † † † † † † † † † † † † † † † † † † †

¡Adiós, Cuates!

~ Alfred ~

Anuncios

12 pensamientos en “Calaverita ilustrada.

  1. […] para este Día de Muertos (y bueno, mi clase de caricatura también). También pueden verla aquí, en el sitio de Afel, que por ser escritor introduce mucho mejor la obra . Enorme agradecimiento a […]

  2. Saira dice:

    Estupenda calavera literaria ……… y políticos para que darles mala o buena fama, en lo personal ya estoy asqueada de ratas que andan en dos patas………saludos…

    • Alfred dice:

      Sí, yo también. La política no es algo que termine de gustarme. Aunque tenemos que estar al tanto de ella, porque determina el rumbo del país, existe una gran dificultad para no ahorcarse con las tendencias populares (y no digo que las “impopulares” sean mejores, para ambos lados estamos mal).

      Muchas gracias por leer 🙂

  3. Mili dice:

    Bonita entrada. Me gustó, hasta me inspiró para escribir esto, que espero te sea grato:

    CALAVERA PARA AFEL.

    Escribiendo calaveras Alfredo se entretenía.
    Y sucedió que esa tarde la muerte a su blog entraría.
    Su intención era llevarse al escritor ese día.
    Pero al ver lo publicado, quizo saber qué decía.

    La Parca se puso a leer, pasó todo el día entretenida.
    Ya de noche, se dio cuenta que olvidó hasta la comida.
    Todo por estar disfrutando de ese blog con alegría.
    El tiempo se le fue volando, no cumplió a lo que venía.
    Se fue a seguir trabajando ¡y se llevó las manos vacías!

    FIN

    Besos maternales.

  4. xail dice:

    Pues no se por qué pero no me gusto… como calaverita no te puedo decir si es buena o mala, pero sinceramente no me atrajo 😉

  5. Ilse dice:

    Siento comentar hasta ahora pero (obviamente) no había podido xD
    Se puede pulir un poco más pero vel tema es genial, 😀
    Saludos

  6. Me encanto, la verdaad al principio no me imagine de quien hablarías, hasta que preguntaste, ¿adivinaron?? tuve que poner a trabajar mi imaginación. Genial como siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s