Cosas raras de la vida.

El día de hoy, voy a platicarles algo que sucedió… el día de hoy.

Resulta que el día amaneció un poco más frío de lo que ha estado amaneciendo los demás días, cosa que es totalmente normal, porque el calendario avanza para la temporada invernal.

Desperté, me bañé, me vestí, fui a la univer… bueno, creo que nada de esto les importa. Pasaremos a lo que quiero compartir con ustedes.

Terminando las clases y debido al frío que hacía (y al hambre generada de tanto h̶a̶c̶e̶r̶n̶o̶s̶ ̶t̶o̶n̶t̶o̶s̶ pensar), un par de mis amigos (Vicky & Charles) y yo decidimos acudir a una de las barras de alimentos.  Llegamos, cada quién pidió una torta y una bebida (en mi caso, un capuccino). En lo que preparaban las cosas, nos acercamos a la barra, para poder sentarnos. Vi una “misteriosa” bolsa de color naranja con franjas blancas. La ignoré totalmente y nos dedicamos a platicar.

Nos entregaron nuestras órdenes y nos dedicamos a comer. La gente pasaba por ahí sin siquiera prestarle atención a la bolsa. Carlos se fue a clase y nos quedamos Vicky y yo. Ella reparó en la bolsa y me preguntó si era mía. Le dije que no, que ahí estaba desde que habíamos llegado y nadie la pelaba.

Me paré, levanté la bolsa y cuando me decidía a tirarla al enorme bote de basura que está ahí mismo, se me ocurrió abrirla y revisar su contenido.

¡Vaya sorpresa que me llevé!

 

Queso :3

Si después de ver la foto, se preguntan de qué estoy hablando, les comentaré:

Debido a algunas de las carreras que hay en nuestra facultad, tenemos un expendio de productos producidos (supuestamente) en la facultad (o al menos, en los campus de la UNAM relativos a carreras afines). Ahí, podemos encontrar desde patatas, cebollines, chongos, flan, quesos, hasta conejo y algunos cortes de res.

Independientemente de lo que venden, una de las cosas más ricas, es el queso. Personalmente he tenido la oportunidad de probar el “oaxaca” y el “asadero” y sin exagerar, son los más ricos que he probado en cualquier lugar. Además, son frescos. Para que se hagan una idea, el día que surten, se agotan y hay que esperar al menos un par de días para poder adquirir nuevamente.

Aún cuando es venta para estudiantes y profesores, no son quesos muy baratos que digamos, aunque tampoco están caros. Digamos que para cuando escribo esto, el kilo de queso tipo oaxaca (también conocido como quesillo) debe costar aproximadamente unos $90 (pesos Mexicanos).

Ahora imaginen mi sorpresa al abrir la bolsa y encontrar casi 1 kilo de queso asadero, perfectamente embolsado (sellado) y con fecha del día de hoy.

Desde luego pensarán que sería asqueroso comerse el queso, debido a que estaba en el piso. Pero como les comenté, está perfectamente sellado en una bolsa de plástico, que a su vez estaba dentro de otra bolsa.

Al tocar el queso, se sentía frío, cosa que atribuyo al clima del día de hoy. Lo levanté, se lo mostré a Vicky y quedó tan sorprendida como yo. Lo primero que se nos ocurrió, es que podría pertenecer a la cocina de la barra de alimentos y que debió caérseles, pero tras observar un poco, concluímos que era imposible, ya que los proveedores de productos entran desde la parte de atrás de la barra, que es inaccesible a los alumnos, así que era poco probable (por no decir imposible) que un queso terminara a medio patio, del otro lado.

Tras meditarlo 2 segundos, decidimos ponerlo encima de la barra, para que estuviera a la vista de todos y si alguien lo echaba de menos, pudiese venir a reclamarlo.

Durante el rato restante que permanecimos ahí, nadie hizo gestos o dijo algo. No sé que habrían hecho ustedes, pero “entregar” el queso a los de la barra de alimentos no nos pareció precisamente la mejor opción. Y debido a la cantidad de queso que era, tampoco sonaba saludable guardarlo para mí.

¿Qué imaginan que hicimos con él?

¿Qué habrían hecho ustedes?

Saludos para todos y recuerden: La próxima vez que vean una bolsa tirada, revísenla, podría ser un delicioso queso.

 

~ Alfred ~

Anuncios

6 pensamientos en “Cosas raras de la vida.

  1. Saira dice:

    Se lo repartieron tu amiga y tu, y se hicieron unas ricas quesadillas…….jajajaja saludos….

  2. Mili dice:

    ¡Qué buena suerte! Encontrar un rico kilo de queso asadero, justo cuando lo puedes compartir con tus amigos, convertido en muchas ricas quesadillas en la próxima parrillada.
    No se qué hicieron con el queso, pero ojalá no lo hayan desperdiciado. ¡Buen provecho!
    Y qué buen motivo para escribir tu entrada del día de hoy.
    Saludos.

  3. Ilse dice:

    ¡Queso para todos!
    Puedo pensar que quizá lo regresaron a la tienda de quesos pero también que todos comieron queso xD

    Buenos y quesosos escritos 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s