La estrella del sur.

Y aquí estamos, parados en busca de la verdad, tan cierto como que nacimos en esta Tierra. Tan reales como nuestros sentimientos, esperanzas y sueños.

Estamos en busca de una estrella, brillante y que nos observe desde lejos, tan lejos como el lugar que podemos alcanzar, tan lejos como todo lo que proyectamos al universo. Tan lejos como queramos. Tan lejos, como la estrella del sur, más allá de nosotros.

Una vez que encuentres tu estrella, avanza hacia ella, no importa cuán fuerte sople el viento, no importa si las ráfagas ajenas intentan aventarte en contra, pelea por las cosas que crees, crea un conjunto de metas y consíguelas con pasión, alegría, y también con su respectivo dolor y lágrimas, pero avanza, dándole sustento a tu vida.

Continúa, no te detengas, orgulloso con el sudor de tu frente, demuestra que crees en la persona que eres, el destino te llama “obedéceme o rétame”.

¿Habrá alguna cosa superior a la capacidad de amar y ser amado? Incluso aún, sin hablar de personas, amar un deseo, amar una meta, e ir a por ella, mientras pensamos en que los momentos del ayer fueron para obtener algo el día de hoy.

Esos pequeños momentos que viviste, serán un tesoro cuando envejezcas, avanzando cada día, encontrando de dónde vienes, a dónde vas y cuál es tu camino.

No podemos cambiar las cosas del pasado, ni regresar a él, sin embargo, estamos en busca del futuro. Así que, dejémoslo en nuestras manos. Y hagamos lo que se deba hacer con ellas.

Siempre adelante, persiguiendo la estrella del sur.

 

~ Alfred ~

Anuncios

4 pensamientos en “La estrella del sur.

  1. Mili dice:

    Me encantó. Me dieron ganas de leerlo enfáticamente y a todo volumen 🙂

  2. Eritia dice:

    No ser agua estancada sino río que forma caminos, es una idea que siempre me ha gustado, así siento este escrito.

    • Alfred dice:

      Me hiciste recordar la ideología del camino del agua.

      “No te establezcas en una forma, adáptala y construye la tuya propia, y déjala crecer, sé como el agua. Vacía tu mente, se amorfo, moldeable, como el agua. Si pones agua en una taza se convierte en la taza. Si pones agua en una botella se convierte en la botella. Si la pones en una tetera se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede chocar. Sé agua amigo mío”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s