La flor más bella.

Cuento dedicado a un fantasma perdido en el tiempo. Gracias por darme un motivo para escribir. Aunque no fuera tu intención. Aunque no lo supieras hasta el momento de leer estas líneas. Ojalá te hayan gustado las flores. Ojalá te guste este breve cuento.

Gracias por todo, y hasta pronto.

~

Y llené de flores el faro donde por primera vez vi la luz de tus ojos.

“Y llené de flores el faro donde por primera vez vi la luz de tus ojos.”

Te vi radiante cuando amaneció este día. Aún era temprano, pero la luz del sol era suficiente para que tus ojos brillaran con ese fulgor peculiar que sólo encuentro en ti. Llevabas una blusa blanca, con flores dibujadas en la parte superior. Me pareció divertido, porque mi flor traía flores encima. ¿Recuerdas aquella tarde, sentados junto al viejo faro sobre el mar? Éramos tan sólo dos extraños, coincidiendo en un lugar común. Me acerqué a la orilla y pregunté si podía sentarme. Aún recuerdo tu respuesta “¡claro! así puedes ver cómo me convierto en una planta”. Al principio no entendí a qué te referías y tuviste que explicarme que bromeabas con la idea de quedarte eternamente ahí sentada, hasta echar raíces y convertirte en parte del lugar. Una vez que lo entendí, me pareciste la persona más divertida con la que había convivido jamás. El mismo faro nos vio volver durante muchos años, juntos cada vez y hasta el momento en que decidimos estar juntos para siempre. Fue ahí cuando decidí que si yo iba a tener conmigo a la flor más bella que había conocido el faro, a cambio tenía que darle al faro al menos otra flor. Flores tan parecidas a las que hoy podía ver sobre la blusa que usabas. Flores idénticas a las que llevé para ti dentro del pequeño ramo que estaba escondido detrás de mi espalda mientras tú no veías, para poder sorprenderte en cuanto nuestras miradas se cruzaran de nuevo el día de hoy. Y llené de flores el faro donde por primera vez vi la luz de tus ojos. Para jamás olvidar el lugar donde corté la flor más bella.

~ Alfred ~

Anuncios

4 pensamientos en “La flor más bella.

  1. Edward dice:

    Qué bello texto, Alfred. Demuestras que puedes ser igual o más cursi que muchas personas que conozco. 😛
    ¿Sabes? Al leer el título me acordé de esa canción de la película “La Oveja Negra”, esa que dice: “¡Tan be’a, tan be’a, tan be’aaaa! Reluciente estrella de un beio jardín”♪ 😀

  2. Ilse dice:

    Y es que las flores siempre son un bonito regalo y un bonito motivo para escribir 🙂
    No dejes de escribir

    • Alfred dice:

      Como siempre, en la medida de las posibilidades seguiré escribiendo… aunque a veces me den ganas de dejar de hacerlo 😉

      Muchas gracias por leer y comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s