El mar de Isela.

Cada noche volvía al mar, a bordo de su pequeño y frágil bote. Navegaba sobre fuertes olas que pretendían volcar su navío, hacerla perderse para jamás volver, hundiéndola sin posible retorno.

El mar de lágrimas nocturnas la hacía recordar, evocar a la nostalgia y empaparse de momentos que jamás volverían; se sentía rota, atorada en un círculo vicioso de emociones, sin poder respirar, ahogándose en pensamientos locos llenos de ausencia. Un mar de vacío, desbordándose por sus ojos, dejándolos vacíos, sin ganas de volver a abrirse en cuanto sale el sol…  pero es justamente en ese momento, cuando el pequeño y frágil bote arriba al puerto, que está lleno de luz.

La luz más brillante que ha visto jamás, una luz radiante de alegría, una luz llamada “hijo”. La sonrisa de su más grande logro es el puerto en el que puede anclar cada mañana

Esa brillante y cálida luz que proviene de la sonrisa de su hijo, es el puerto en el que puede anclar cada mañana, para cerrar todas las heridas y no dejar que avancen más. Él, con sus suaves manitas acariciará las mejillas de mamá, y le dirá ¡buenos días! mientras besa sus ojos, haciendo que cualquier rastro de la noche desaparezca, para convertir a mamá en un gran buque de guerra, listo para enfrentar a toda la flota marina del mundo.

Es ahí, cuando ella brinca de la cama, impulsada por su motivo de vida, acariciándole el cabello y sonriéndole, mientras observa en sus ojos el resplandor del amanecer, llenos de vida, de la vida que ella debe recuperar, para jamás navegar de nuevo en el mar de lágrimas.

 

~ Alfred ~

 

 

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “El mar de Isela.

  1. isabella dice:

    Cuanta razón tenías en los mares que desata el intercambio de pensamientos hermosos.
    ¡oh Alfred gracias!, gracias por estar aquí y dedicarme tus pensamientos, por esta analogía hermosa que tiene tanto sentido para mi, gracias por estar, por ser, por escribir.
    Te quiero, te dedico mis lágrimas sonrientes de este día, me alegra haber esperado al mejor momento, leerte con calma, mientras me dedico esta mañana a ser feliz.
    besos y besos

  2. isabella dice:

    Reblogueó esto en Isabella'sy comentado:
    Tanto sentido me hacen estas palabras, después de años y años de que el mar me mueva a su antojo, llega mi ancla y motor en un mismo empaque, este precioso niño que me hace lavar sabanas día y noche, desvelarme jugando o sólo observando su respiración al dormir.

    Gracias amigo, retratas mis emociones de forma hermosa, te guardo un espacio especial en mi corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s